Modelo FINIR (acabar)

Modelo FINIR (acabar)

El modelo finir (acabar), de la segunda conjugación, es el modelo que no tiene ningún tipo de variación en la raíz. La raíz se obtiene a partir del infinitivo, del que se elimina la desinencia –ir, y se añaden las terminaciones de todos los tiempos 

Modelo ENVOYER (enviar)

Modelo ENVOYER (enviar)

El modelo envoyer (enviar), de la primera conjugación, es el modelo de los verbos que acaban en –oyer. La –y de la raíz cambia a –i ante las desinencias que empiezan por –e muda. Además, las formas de futuro y condicional son irregulares:

Modelo APPUYER (apoyar)

Modelo APPUYER (apoyar)

El modelo appuyer (apoyar), de la primera conjugación, es el modelo de los verbos que acaban tanto en –oyer como en –uyer. La –y de la raíz cambia a –i ante las desinencias que empiezan por –e muda:

Modelo PAYER (pagar)

Modelo PAYER (pagar)

El modelo payer (pagar), de la primera conjugación, es el modelo de los verbos que acaban en –ayer y tienen dos conjugaciones posibles. Por una parte, pueden mantener la –y de la raíz en todas personas pero, por otra parte, también se puede conjugar cambiando 

Modelo INDIQUER (indicar)

Modelo INDIQUER (indicar)

El modelo indiquer (indicar), de la primera conjugación, es el modelo de los verbos que terminan en –guer y –quer en el infinitivo. La vocal –u de la raíz se mantiene en todas las personas, incluso en aquellas cuya desinencia empieza por –a o por 

Modelo ÉTUDIER (estudiar)

Modelo ÉTUDIER (estudiar)

El modelo étudier (estudiar), de la primera conjugación, es el modelo de los verbos que terminan en –ier en infinitivo. Estos verbos tienen la particularidad de presentar dos –i seguidas, cuando la –i de la raíz se encuentra con la –i de la terminación:

Modelo JETER (tirar)

Modelo JETER (tirar)

El modelo jeter (tirar), de la primera conjugación, duplica la consonante –t– de la raíz al entrar en contacto con una sílaba muda:

Modelo APPELER (llamar)

Modelo APPELER (llamar)

El modelo appeler (llamar), de la primera conjugación, duplica la consonante –l– de la raíz al entrar en contacto con una sílaba muda:

Modelo PROTÉGER (proteger)

Modelo PROTÉGER (proteger)

El modelo protéger (proteger), de la primera conjugación, sufre varias modificaciones en el radical. Por una parte, cambia la –é – de la raíz en –è – al entrar en contacto con una sílaba muda final mientras que, por otra parte, añade una –e – 

Modelo RAPIÉCER (remendar)

Modelo RAPIÉCER (remendar)

El modelo rapiécer (remendar), de la primera conjugación, sufre varias modificaciones en la raíz. Por una parte, cambia la –é– en –è– al entrar en contacto con una sílaba muda final. Por otra parte, cambia la –c– en –ç– cuando se une a una desinencia